Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More
Historias cotidianas, otras almas, otros libros, cine...

La guerra del planeta de los simios


Sorprende ver cómo de la novela de Pierre Bouelle, El planeta de lossimios, (1963) se ha filmado toda una saga que consta de dos trilogías, un par de secuelas y un ramake: El planeta de los simios (1968), Regreso al planeta de los simios (1970), y Huida del planeta de los simios (1971). Tras esto se filma un par de secuelas: La rebelión de los simios (1972) y Batalla por el planeta de los simios (1973)Tim Burton se encargó de realizar un remake de la película original (2001). Tras esto surgió la idea de realizar una serie de precuelas para plasmar cómo sería el origen: El origendel planeta de los simios, (2011), Elamanecer del planeta de los simios, (2014) y La guerra del planeta de los simios (2017). Esto supone una prueba más de que en Hollywood se aficionan a succionar los cuentos que funcionan una y otra vez, inventando ancestros y descendencias. No obstante, esta película es quizá la que contiene mayor carga dramática, con un escenario hostil y un enemigo peculiar.

Esta película tiene mucho de clásico bélico de los 70, diría que inspirada en la mítica Apocalipse Now (Francis Ford Copola, 1979): un ambiente hostil, un tránsito para eliminar a un teniente loco que capitanea un grupo de soldados rebeldes quienes lo adoran como a un dios, un grupo que ha de completar una travesía por un eterno invierno norteño  frío e inhóspito...

Ceasar, líder de los simios, decide marchar en busca del coronel (Woody Harrelson) para vengar la muerte de su hijo y esposa, caídos en una emboscada protagonizada por el un comando liderado por el coronel, quienes llegan al escondite gracias a la traición de uno de los simios de confianza de Ceasar. Tras dejar a su suerte a su pueblo, en la travesía se topan con una niña afectada por una extraña enfermedad y por otro simio que llevaba años subsistiendo en soledad. Al final logra dar con el paradero del coronel y todo su ejército pero resultan capturados... al igual que su pueblo, a quienes utilizan como esclavos para construir un muro defensivo, que será el detonante definitivo de un final apasionante.

La gravedad con la que está rodada esta película muestra claramente que la vocación de blockbuster no está reñida con la calidad narrativa. El director Matt Reeves (a quien se le ha encomendado la nueva entrega de Batman, con ben Affleck a la cabeza, y que ya firmó la anterior, El amanecer del planeta de los simios) logra conjugar una narración profunda, llena de crítica y paralelismos sobre nuestra sociedad (comparativamente hablando, Woody Harrelson hace el papel de todopoderoso dios para sus súbditos al más puro estilo Donald Trump) haciendo guiños constantes sobre las consecuencias de cómo y hacia donde se encamina nuestra sociedad.

Si en El amanecer del planeta de los simios, Reeves casi firmó un western con todos sus tópicos y su referencia podría ser John Ford, poniendo un contrapunto entre lo primitivo y lo sofisticado, encarnados en la sociedad simiesca y la humana, en esta película el realizador utiliza el género bélico con la más que evidente referencia a Apocalypse Now (en un momento de la película, Ceasar y los suyos se encaminan por una serie de túneles de desagües y se topan con un grafiti con el juego de palabras en inglés "ape"calypse) y con profundos tintes psicológicos haciendo reflexiones sobre el caos, la violencia inútil, el horror de la guerra, la falta de principios y la supervivencia en tiempos bélicos...

Quizá hay un poco de empacho emocional en toda la narrativa, se esgrime en demasía la emotividad y la melancolía como motor principal de todo cuanto sucede. Pero queda contrarrestado con el poder narrativo de un guión que Reeves ha sabido adaptar a la perfección para mostrarnos una gran película que, a pesar de que en ciertos tramos se hace un poco lenta, merece la pena el resultado final.








Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2017.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

Despido procedente


Uno de los principales problemas a los que se enfrenta el género cómico es la idiosincrasia del país que refleja el tipo de humor que transmite. El humor británico, francés, italiano, español, argentino, estadounidense, danés, ruso... están basados en el carácter que transmite cada país y cómo entienden el humor de distinta manera a cualquier otro país culturalmente distinto. Con la infinitud de títulos de cada casa podríamos ejemplificar el reflejo de cada sociedad en el cine. Lo mejor que tiene 'Despido procedente' es que rompe un poco con la estética clásica del humor español y argentino. Lo importante es que logra atrapar al espectador en esa amalgama de piedras y tropiezos en el camino, dando variedad al humor en todas sus facetas (ácido, negro, cómico, irónico...), y como resultado el espectador cree en la verosimilitud de lo que sucede en todo el desarrollo de la historia. La película no solo funciona por esa amalgama de actores secundarios de altura (Hugo Silva, Luis Luque, Miguel Ángel Solá), también por un gran Imanol Arias que solventa su papel con creces y un Darío Grandinetti magnífico.

Javier (Imanol Arias) alto ejecutivo venido a menos que acaba como expatriado en Argentina, convencido de que la eficacia no está reñida con la cuestión humana. Cae en desgracia por el acoso inmisericorde de un pesado, Rubén (Darío Grandinetti), a quien da mal una dirección, lo que termina convirtiendo su vida en un infierno. Casi como enemigos mortales, poco a poco acercan posturas hasta encontrarse juntos en el mismo bando.

Lucas Figueroa, hispano-argentino, conoce bien la idiosincrasia de los defectos y virtudes del español y el argentino. De ahí que se defienda bien dando forma a un Imanol Arias que, como español, no comprende bien lo que le rodea en un país extranjero, cosa con la que se defiende como pez en el agua. Como complemento, a la pareja formada por esos dos grandes, Hugo Silva ejecuta su buen hacer como catalizador de esta disparatada historia.

Poco más se puede decir de una comedia, entretenida, divertida, disparatada, pero que el director consigue hacer verosímil de manera elocuente, combinando en toda la cinta distintos calibres de humor que bien puede ser entendido (quizá no en su totalidad) en cualquier país del mundo. Quizá sea esa una de sus mayores virtudes, así como también que lo disparatado y cómico de una historia así acabe resultándole al espectador creíble y ameno: para lo que se creó este invento del demonio del séptimo arte, el entretenimiento.

A fuer de ser sincero, es una de esas películas de las que desearía ver un extenso making off con todo lujo de detalles, porque ha de ser desternillante poder ver a toda esa colección de monstruos dando cera cómica por doquier, con todo el equipo de producción dando cobijo a cada errata. Tan solo reseñar un punto en contra: quizá pudiera haber escrito un guión más crítico Lucas Figueroa respecto al mundo ejecutivo y su idiosincrasia, donde podría haber aprovechado el humor para haber realizado un aporte ironizando en tono jocoso sobre los sinsabores del alto ejecutivo.







Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2017.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

Las ramas del silencio








Entre madera y descanso
ocupa un lugar el murciélago,
que se abriga con el manto de sus alas
y duerme olvidado en una rama.
No despierta porque amanezca,
sólo cuando la conciencia
agita el recuerdo del reposo.

Si la mandrágora del silencio
se oculta en la pedanía del descanso,
entonces la muerte
aguarda tras la esquina,
en la rama de algún recuerdo:
el manso es capaz de morder
cuando despierta de su letargo
y beber la sangre de las alegrías
mientras viva la noche en la conciencia...

Las almas de los muertos
no vuelan a ninguna parte,
entre madera y descanso
se abrigan con el manto de sus alas
y duermen olvidados en alguna rama.
  
                                  


Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2016.
© Jazmines para una Biznaga, 2016.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

La momia



Para hablar de esta Momia es imposible eludir las comparaciones. Cuando el ojo fotográfico del gran Murnau, Karl Freund, dirigió al mítico y enorme Boris Karloff en 'La Momia' (1932), se llevó consigo el expresionismo alemán a Hollywood y convirtió en parte de esa mítica visual expresionista en toda una leyenda. Inimaginable pensar que desde aquella momia hasta el inicio de la franquicia dirigida por Stephen Sommers en 1999 ha llovido mucho y la diferencia igualmente fue ingente. La llegada de esta, digámoslo así, 'remasteriación' de la franquicia tiene visos de convertirse en una megafranquicia de proporciones bárbaras.

Pues sí, lamentablemente las comparaciones son odiosas y esta 'Momia' sale mal parada respecto incluso a la de 1999 de Sommers. Esta película congrega una serie de géneros cinematográficos que se tornan incongruentes entre sí: comedia, drama, amor, fantasía, terror, suspense... se mezclan en la coctelera de manera abrupta, y bien batido, consiguiendo quizá que el espectador no sepa en qué está bebiendo; aunque quizá sí note las altas dosis de alcohol puesto que la espiral hipnotizante de flashes sin sentido acaba por relajarnos hasta tal punto de querer echarnos una siesta. Quizá su director, Alex Kurtzman, más acostumbrado a lidiar con episodios seriales de Fringe o Sleepy Hollow, y más conocido por el guión de 'Transformers' (2007) o responsable de la producción de 'Star Trek: en la oscuridad' (2013), no ha sabido darle la medida justa a cada género, si lo que quería de verdad era conjugarlos todos. El humor es desmedido en ocasiones y queda fuera de lugar, los toques de terror se prolongan hasta la incomodidad, el drama resulta fuera de lugar, lo fantástico remoza cada secuencia bordando lo excesivo (sobre todo en lo que respecta a los no muertos), y así hasta cierto hartazgo... porque de lo que se trata es de volver a traer a la memoria del espectador una película de aventuras con más o menos acierto y precisamente es lo que no terminamos de ver en la película, aventuras; acción, sí; efectos visuales, también; pero poca aventura. 

Es obvio el argumento, aunque difiere sustancialmente respecto a 'La Momia' (1999) de Brendan Fraser y Rachel Weisz. Ahmanet (Sofia Boutella), princesa egipcia a la que su padre prometió el trono, vio como éste tuvo un hijo con una de sus concubinas y decidió ofrecer el trono a éste. Ahmanet se revela furiosa contra su progenitor y decide entregarse a Seth, el dios egipcio de la muerte, asesinando a toda su familia para hacerse con el poder, pero es enterrada en una tumba que es descubierta al cabo de los siglos por Nick Morton (Tom Cruise). El odio y, sobre todo, la culminación de un ritual ancestral para encarnar a Seth y darle vida, traerá al mundo grandes males. Nick y su compañera de aventura Jenny Halsey (Anabelle Wallis) se enfrentarán a este desafío de laberintos, arenas movedizas y, sobre todo, periplos submarinos. 

Dicho todo esto, quizá merezca la pena ver esta película al menos por los efectos visuales. Acostumbrado a la versatilidad como realizador en las series, Alex Kurtzman se atreve a encarnar incluso al mismísimo Dr. Jekyll y a un ladrador Mr. Hyde. Que, por otro lado, encarna a la perfección y con cierta robustez y maestría un gran Russell Crowe. Pero aparte de esto y de que dispone, como ya he comentado, de unos magníficos efectos visuales, la película adolece de continuidad: entra en una espiral de acción para desembocar hacia grandes dosis de humor, que dan paso a buenas secuencias de acción abigarradas a ciertos tintes de zombis o muertos vivientes que resultan en cierta manera cómicos, y tras unos buenos planos de suspense, que se rompen con ciertos quiebros de terror, acaba con unos momentos de acción que supone en su conjunto una película de aventuras,... que no se aprecia por el exceso de géneros mezclados en una coctelera, batidos, que no agitados, porque lo único que se agita de verdad es el amor con el que acaba sellándose todos los géneros. Y nos lo sirven templado, le falta frescor a ese cocktail.

Una mención especial merece Sofia Boutella, que encarna a una Ahmanet grande y estupenda, que va in crescendo a medida que avanza la película y que se embarra por ciertos vacíos de guión que restan credibilidad a la trama en su conjunto. Aunque detesto sumarme al linchamiento generalizado que hay habitualmente en torno a la figura de Tom Cruise cada vez que aparece por la gran pantalla, lo cierto es que se le ve falto de ambición, de ganas, le falta sangre y en ocasiones incluso se le ve como si la cosa no fuese con él. 

Por último, no quisiera dejar de reseñar que cuando hace ya tres años la Universal, casa que ampara todo este desaguisado, anunció un plan ambicioso en el que pretendía resucitar todo su mausoleo de "clásicos" que jalonaron la fama que engrandeció a unos estudios por entonces pequeños: Drácula, El Hombre Lobo, Frankenstein, El hombre invisible,... y cómo no, La Momia, no imaginaba que empezarían con tan mal pie. Esperemos, por el bien de la memoria de aquellos grandes clásicos de la historia del cine, que todos esos 're-boots' sean un poco más congruentes, dispongan de mejores guiones y, por qué no decirlo, mantengan la línea respecto a los efectos visuales tal y como se exhibe en esta producción. No siempre una cara conocida te garantiza un éxito. La Universal debiera tomar nota...







Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2017.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

La cobardía y Mearsault

Ya he comentado en alguna que otra ocasión que me gusta dar tiempo a todo aquello que se comenta en caliente o esas noticias que produce urticaria entre la población bienpensante. Por eso heme aquí comentando un pequeño detalle en relación al atentado de Londres del pasado 3 de junio. Parece que hemos olvidado con facilidad una fecha tan cercana. Siempre se me vienen muchos flashes al respecto de tipo filosófico al recordar ideas relacionadas al existencialismo y cosas parecidas cuando se producen atentados o catástrofes naturales. Quizá en esta ocasión ando más cerca 'Del sentimiento trágico de la vida', por aquello de que Unamuno aleccionaba sobre las reacciones del españolito ante 'la invasión europea', aquellos que rechazan todo lo extranjero sistemáticamente, los que por contra deciden asumir como propio todo lo ajeno, los que pretenden proteger todo lo suyo, lo que deciden rechazar hasta lo propio... Cada cual tiene su significación y cada significante lleva consigo un significado. Los mercenarios del DAESH perpetraron su penúltimo ataque en suelo europeo, una invasión silenciosa que viene de vuelta tras las perpetrada de manera brusca por el mundo occidental, metiendo las narices donde no los llamó nadie. Pero esto no es lo que nos ocupa ahora, porque sólo este axioma daría para postear varias parrafadas a modo de ensayo. Sigo con lo que iba. Los mal llamados 'lobos solitarios', que en realidad son locos asesinos que toman la religión como justificante de sus actos en venganza por el asedio injustificado de occidente hacia sus lugares sagrados, salieron a la calle a cercenar la vida de cuantos les salían al paso. Un tal Ignacio Echevarría sale a la palestra por su heroicidad. Lo fácil ahora sería hacer una oda de ensalzamiento al héroe del monopatín, que merece cientos si es necesario, y que no debiéramos olvidar apresuradamente. No obstante, lo que me ha empujado a escribir sobre ello es muchos comentarios que corren por la red de redes en defensa de la cobardía, de huir y no mirar hacia atrás. De 'por qué tuvo que meterse en berenjenales de camisas de once varas' el pobre Ignacio Echevarría. Porque 'la vida es el único tesoro que tenemos como para desperdiciarlo en ayudar a cualquieraque lo necesite. La valentía es una milonga que empuja a los cementerios del mundo a miles de héroes cada año. Incluso me han llegado a comentar (para tirarse de los pelos del pecho, porque afortunadamente me quedan pocos de tonto ya sobre el cuero cabelludo) que se prefieren hijos cobardes (auspiciados por también la cobardía de sus progenitores) que visitar la tumba de un héroe.

Todas esas odas a la cobardía, en sí mismas, tienen las patas tan cortas que ni siquiera su propia indolencia les sería suficiente como para salir huyendo hacia mejor estado. No les daría tiempo.  A mí personalmente me producen vómitos multicolor, que se abigarran a la indignación. Pero lo que yo piense aquí está de más, porque lo que quiero transmitir es el clamor de la sangre de los 'héroes' al oír y leer palabras semejantes. Cuando alguien desde su sano juicio decide que es preferible la cobardía de un hijo a hacerle frente a la vida, con sus riesgos y sus aristas, es estigmatizarlo y animarle a la individualidad, al egoísmo, al yo por encima de todas las cosas, directamente se le emplaza a no desear el bien de ningún otro congénere, a no ser que el de uno mismo esté primero y por encima de cualquier otro, la bondad, la mano tendida al prójimo, está de más. Tal vez sea ésa la primera de las premisas del fascismo. 

Reaccionar con cobardía por una amenaza de muerte, por ejemplo, es otorgarle la razón al amenazante. No habría dibujantes en Charlie Hebdo, ni en El Jueves, ni el Mongolia; no habría periodistas de investigación sacando a flote la basura de la corrupción, no habría existido Watergate,... Y es en ese estado en el que se ha sumido en realidad la sociedad en la que vivimos, donde la tribuna de cualquier red social se convierte en un megáfono insultante para verter toda clase de basura con tal de tener unos pequeños aplausos para reconfortar nuestro ego, o acumular todos los comentarios posibles y tantos 'likes' como seamos capaces de acopiar para mostrar nuestra supremacía. Una sociedad que vive por inercia, que hace las cosas solo por hacerlas, sin expresar sentimiento de odio, ni repugnancia, ni felicidad, ni amor... simplemente indiferencia. Quizá alguna reacción en cadena en repulsa al atentado, a la catástrofe, a la subyugación de la voluntad, pero todo queda en el olvido pasadas unas pocas fechas. Podría contar a bote pronto cientos de ellas en la última década, pero sírvase que ya olvidamos que un país como Siria está asolado y casi a diario bombardeado, que en Fukushima sigue existiendo un problema de alcance mundial, que tras el terremoto de Haití en 2010 le siguió un ciclón que devastó la isla el pasado año y aún intenta la población recuperar todo lo perdido, además de recomponer en la medida de lo posible el Estado... En el país de los ciegos, el tuerto es el rey.  Porque ya parece haberse sumido todo en el olvido y a mí se me da bien traer al recuerdo de vez en cuando hasta donde llega a veces la mezquindad, la hipocresía humana.

No voy a desviarme por tantas y tantas personas que murieron de un modo u otro para que los que disfrutamos de libertad y democracia tengamos la oportunidad de elegir gobierno, de que las mujeres puedan votar, de que los trabajadores tengan derechos, que la analfabetización suponga una mera anécdota y podamos disfrutar de escolarización,... esos héroes y heroínas que dieron su vida para que aquellos que ven incomprensible que alguien pueda incluso dar la vida por su congénere tengan la oportunidad de tener un buen coche, una casa, acceso a ropa de calidad, una nevera llena. Podría llenar este post con la valentía de bomberos, policía nacional, guardia civil, agentes de protección civil,... que con sus propias vidas protegen y amparan la de los demás. Tampoco voy a traer a colación aquí a los que aun mueren en defensa de la libertad de prensa, opinión, por liberar a su pueblo de la opresión de un régimen dictatorial, por la medicina y las vacunas de su pueblo, por los médicos que dejan el alma en que los pueblos más castigados tengan acceso a las vacunas más básicas... La lista de personas sería interminable, que de un modo u otro han dado la vida por que tengamos oportunidad de disfrutar de aquello que disfrutamos o bien de aquellos que luchan encarnizadamente por que haya personas. Todas esas personas han luchado y dado su sangre para que podamos tener aquello de cuanto disfrutamos en las sociedades occidentales, así como los que aún la dan para que los que no lo disfrutan puedan algún día tener al alcance de la mano aquello que los de aquí ni tan siquiera lo apreciamos. Dieron su sangre para que la vida continuase evolucionando, creciendo.

Lo que si me gustaría es hacer unos pequeños guiños a modo de recordatorio. Que afortunadamente también existen héroes cotidianos, que NUNCA pensaron ni quisieron serlo. Simplemente el propio instinto de supervivencia, el de protección de la propia vida, empujaron a la reacción y no a la huida. Lo que en un principio era o parecía ser una fiesta de pijamas familiar, casi se convirtió en tragedia. La pequeña Isabelle Soubie, ante el desmayo inesperado de su abuelo Bob, no dudó en llamar al 911 para alertar de la situación. La intrepidez de la niña, que no pudo desbloquear el teléfono, le hizo prestar la atención al botón de marcado de emergencias, al que llamó sin dudar. Fue esa templanza, junto con la aleccionadora guía previa por parte de sus progenitores, lo que le hizo tener la suficiente sangre fría como para acabar salvándole la vida a su abuelo. (Leer más aquí...). Este episodio acabó en final feliz, no así el caso del niño argentino William Yasin Mame, quien fue capaz de asesinar al que pretendía violar a su hermana. Éste roció de combustible al joven al tratar de incendiar la casa y no pudo salir con vida de las graves quemaduras que sufrió. Tanto esta como otras pequeñas historias similares puede seguirlas desde aquí. En estos pequeños ejemplos, un caso tuvo final feliz, el otro trágico. Pero a ambos les une un nexo en común: la defensa de la vida y la protección de la misma por encima de cualquier cosa. Si a ambos niños les hubieran educado en la cobardía, en salir corriendo para salvarse uno mismo, en cobijarse bajo la almohada y esperar acontecimientos, probablemente la niña habría perdido a su abuelo y el niño viviría; aunque de seguro hubieran sufrido sendos traumas que se perpetuarían a lo largo de sus vida. Esos niños jamás pensaron que iban a ser pequeños 'héroes', simplemente les abrazaba un instinto de supervivencia, de protección a la vida, es inherente al ser humano. 

Unos jóvenes vándalos, ese tipo de cobardes que huyen por piernas cuando ven las cosas feas para su integridad o que pongan en peligro sus fechorías, apalizaban a un vagabundo cerca de una estación de metro; porque eso sí, sólo son capaces de actuar en grupo ante una víctima indefensa. Por allí pasaba Mariano con su mujer, que simplemente increpaba a los jóvenes que por qué pegaban al pobre hombre de aquella manera, que dejaran de hacerlo, que podría ser abuelo de cualquiera de ellos. Simplemente les apalizaban por ser un "hijo de puta". Y por defenderle, Mariano recibió también lo suyo... y perdió su vida por los golpes. Ese minuto trágico en el que perdió la vida defendiendo la dignidad de otra persona evitó a su vez que aquel mendigo falleciera. Quizá lo propio hubiera sido mirar hacia otro lado, pero por dignidad humana Mariano puso medios para rescatar la vida. Lo cómodo, claro está, hubiera sido salir por piernas, pero la conciencia hubiera hecho estragos habiendo sido testigo presencial y cómplice por omisión de un homicidio. (Leer más...


Y cuando hablamos de salir en defensa de una agresión machista, por ejemplo, en seguida se nos viene a la mente (al menos a mí) la mediación del profesor Neira frente a su agresor, Antonio Puerta, quien lo dejó en coma durante meses. Unos minutos de zozobra que salvó no obstante la vida de una mujer que hubiera engrosado la lista de víctimas de no haber sido por la mediación de Jesús Neira. De haber sido aleccionado en la cobardía probablemente no se hubiera inmutado y quizá todo habría quedado en un número más para las estadísticas de víctimas del machismo. Pero personas como él escriben el ejemplo a seguir de dónde se ha de luchar, de cómo se ha de combatir y, sobre todo, que no hay mayor respeto a la vida que defender la vida, especialmente cuando se ve amenazada. Incluso sin querer ser un héroe, ejerció como tal y de camino dejó con el culete al aire a toda una faraona de la política como Esperanza Aguirre, evidenciando su mezquindad, su capacidad para la mentira, su repugnante habilidad para escabullir el bulto... su cobardía en definitiva. (Leer más...)

Y para acabar de poner ejemplos, el más reciente de todos es el de Pablo, un chaval que celebraba su cumpleaños con unos amigos y salió a tomar un poco el aire con uno de ellos. Se toparon con un par de individuos que discutían fuertemente y lo único que quiso fue mediar para que no trascendiera todo en una pelea... y al final fue él mismo el que recibió la paliza, con tan mala  fortuna que se dejó la vida en ello. Si hubiera escurrido el bulto como habría hecho la mayoría, probablemente Pablo ahora mismo estaría riendo con sus amigos celebrando cualquier otra cosa. Pero la heroicidad se resumió simplemente en intentar mediar para que hubiera paz entre dos mundos opuestos. Eso es todo. Nadie, ni él mismo, hubiera pensado en ningún momento que se iba a dejar la vida en semejante sentido común. Y fue precisamente la cobardía de dos gamberros sin escrúpulos los que cercenaron todo su futuro, sus esperanzas, ilusiones, sueños, amor, familia,... vida. (Leer más...)

Es perfectamente humano sentir miedo ante una situación de peligro, la reacción de protección de lo que uno ama es un instinto natural. La tragedia se cierne sobre la vida cuando precisamente, como apostillé antes, las reacciones ante 'la invasión' de aquellos que rechazan todo lo extranjero sistemáticamente, los que por contra deciden asumir como propio todo lo ajeno, los que pretenden proteger todo lo suyo, los que deciden rechazar hasta lo propio... es la de proteger. Cada significante con su significado. Absolutamente nadie, y mucho menos los niños, viven con la premisa de lo heroico en el momento de actuar en defensa de la vida y la libertad o la protección. Cada uno de los 'héroes' que intentaron mediar en pos de la libertad y el respeto por la vida nunca pensaron en que podrían haber perdido aquello que defendían. Pero resulta pavoroso comprobar cómo existen individuos que su interpretación del existencialismo es el de Meursaullt (El extranjero, Albert Camus. 1942), el que vivía por inercia, el que hacía las cosas solo por hacerlas, sin expresar sentimiento de odio, ni repugnancia, ni felicidad, ni amor... simplemente indiferencia. La esencia o reflejo de una sociedad individualista como la de hoy que vive por inercia, como si no hubieran pasado 75 años, como si la sensación de abandono y desgana permanezcan aún presente en el ánimo de una sociedad española que siente indiferencia ante el robo sistematizado de la clase política y sus amigos de mesa y mantel. Se vive para el individualismo más voraz de cuantos hayamos vivido nunca en la historia de la humanidad, donde un 'tweet' es similar a un disparo o un vómito de facebook es un mantra que todo el que termina siguiéndolo acaba enfermo de soledad.

En efecto, la vida es el único tesoro que tenemos, pero la vida sólo podemos defenderla con la vida, aun a riesgo de "desperdiciarla" en la lucha. En modo alguno estoy predicando que debemos salir a la calle a tirarnos en brazos de todo aquel que atente contra la vida de los demás, así sin ton ni son, como queriendo que nos liquiden para convertirnos en idiotas, no en héroes. Pero el acto de proteger la integridad en la medida que alcance nuestro amor a la propia vida es lo que determina el grado sumo de respeto y amor a la nuestra. La valentía no es ninguna milonga y no es precisamente lo que lleva a los cementerios del mundo a los héroes. Es precisamente la cobardía del que mira desde otro lado y sale huyendo, dejando solo al que trata de defender esa posesión que cree que defiende el que sale corriendo, la que fomenta esta sociedad desarraigada del individualismo. Preferir hijos cobardes que visitar la tumba de un héroe es cercenar el derecho a decir todo esto que ahora mismo estoy tecleando sobre mi viejo portátil. De ser así, probablemente todas esas manifestaciones, luchas, protestas, etc, etc, que han llevado al camino del progreso a esta sociedad, de la mano de la cobardía de esconder la cabeza bajo tierra para así hacer desaparecer el problema, nos habría dejado estancados en el oscurantismo del medioevo. Porque unos cuantos hijos de padres que les aleccionaron en la vida y su sagrada defensa, dieron la suya en algún momento para que yo, Daniel Moscugat, pueda decir cuanto se me ocurra opinar (dentro de lo que establece la legalidad y el respeto) y usted, querido lector, tenga la libertad de poder elegir leer estas líneas sin que nadie le reprenda por ello. Tan sólo por eso estaré enormemente agradecido a todos esos héroes. Nunca podré agradecerle nada al cobarde que huyó y no defendió este privilegio que ahora ejerzo. Desgraciadamente vivimos en una  época de individualismos cobardes que siempre terminan escondidos, bien bajo las alas de la intolerancia y la fuerza, bien tras la pantalla de un ordenador donde despotricar enmascarado en un sobrenombre. Y desafortunadamente estamos rodeados del costumbrismo existencialista de Mearsault: 'así son todos los días', 'uno acaba por acostumbrarse a todo', 'nada ha cambiado...'. Pero afortunadamente siempre habrá alguien que, montado sobre un patinete, pase velozmente por donde caminamos y nos haga despertar del letargo en el que andábamos sumidos y nos obligue a increpar al mundo su osadía, aunque la mayoría siga huyendo ante cualquier duda o amenaza. Siempre habrá alguien que nos haga reaccionar, y ése, tanto si da su vida como si no, será un héroe al que recordar.






Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2017.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

La promesa


A primer golpe de vista, cuando uno mira el cartel de la película, el trailer con el que se trata de vender al público y el título que encabeza esta producción, da la impresión de que el espectador va a inmolarse viendo un drama épico de amor imposible, más propio de un culebrón venezolano que de una superproducción seria. De hecho, es eso lo que uno ve, pero lo que destaca y predomina en toda la película es la épica de un tiempo convulso, histórico, trágico, para el pueblo armenio en el polvorín otomano de primera guerra mundial. Un marco histórico escasamente tratado en el cine y que el director irlandés Terry George (cuya cinematografía es mayoritariamente británica y el título que más se le recuerde sea 'Un cruce en el destino' (2007), con Joaquin PhoenixJennifer Connely y Marc Ruffalo en el elenco de intérpretes principales, algún que otro episodio de la serie protagonizada por Gabriel Byrne, 'En Terapia' (2008), que encarna los sinsabores de un peculiar psicoanalista entrado ya en la cincuentena, pero de seguro más conocido por 'En el nombre del padre' (1993), siendo el artífice del guión)  utiliza un triángulo amoroso para desarrollar encuentros y desencuentros auspiciados bajo episodios románticos, épicos y finalmente trágicos.

La película comienza hacia 1914 en un pequeño pueblo del sur de Turquía, mayoritariamente poblado por armenios. El protagonista Micael (Oscar Isaac) es un prometedor médico que ejerce como boticario para la población y su deseo es realizar estudios de medicina en Constantinopla. Hace la promesa de casarse con su joven prometida cuando regrese de cursar los estudios que podrá costear gracias a la dote. Pero todo da un vuelco al estallar la primera guerra mundial. Comienza la persecución del pueblo armenio, a quien el por entonces imperio otomano considera traidor. Micael conoce a la sofisticada y también armenia Ana (Charlotte le Bon) y a su amante Chris (Christian Bale), reportero estadounidense de Asociated Press. Una serie de encuentros y desenuentros bajo el hilo de si Ana acabará en brazos del uno o del otro y de si Micael cumple con la promesa, dan como resultado una serie de momentos épicos y trágicos que pululan por lo romántico y que se desarrolla bajo el epígrafe del poco comentado o narrado genocidio armenio por Turquía, en una época convulsa.

La verdad es que poco o muy poco se ha contado sobre el no reconocido genocidio por parte del gobierno turco y esta cinta hace un gran favor a las peculiaridades intrínsecas que hubo tras este poco conocido capítulo de la triste historia de la humanidad: más de un millón y medio de armenios asesinados impunemente. Es de agradecer, pues, que rompa con esta especie de ley de silencio, y también es de agradecer que no haya sucumbido a la denuncia fácil y ostensible que se ha hecho en otros filmes sobre el otro genocidio más conocido, fotografiado y filmado, el archiconocido de la Alemania nazi infligido a los judíos. Solo me viene a colación un filme al respecto y, claro está, dirigido por el armenio Atom Egoyan, 'Ararat' (2002).

La película se desarrolla no obstante sin explicar mínimamente las peculiaridades geopolíticas de la época, que hubiera sido de gran ayuda para que el espectador pueda comprender mejor la situación de aquella minoría cristiana armenia. Y a pesar de los altibajos, produce en el espectador una sensación de desazón e indignación final. No comprende uno bien el porqué tanto silencio en torno a un genocidio comparable al del exterminio nazi por parte de la Alemania del Tercer Reich. De hecho, un tren con los vagones llenos de armenios hacinados aullando desesperadamente por un poco de agua llovida del cielo nos recuerda el imaginario del exterminio alemán.


Cuenta con un elenco cosmopolita de actores que rayan a gran altura: Oscar Isaac (Guatemalteco), Charlotte le Bon (Francesa), Christian Bale (Estadounidense), Alicia Borrachero (Española), Shohreh Aghdashloo (Iraní), James Cromwell (Estadounidense), Daniel Jiménez Cacho (Español), Jean Reno (Francés), Angela Sarafyan (Armenia), Numan Acar (Turco), etc... Con un nivel interpretativo irreprochable y sin matices pobres, salvo ciertos arquetipos novelescos en los tramos finales de los protagonistas. Me refiero a un final tópico de epílogo con el héroe y su familia felizmente instalados en Estados Unidos. Cosa que ofrece una duda: ¿la película es realmente sobre el genocidio o sobre aquellos que escaparon? Será el espectador quien deba despejar esa incógnita.







Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2017.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

Sobre este blog

Este espacio es un lugar donde se desnudan las pequeñas y grandes historias que a veces pasan desapercibidas, quizá necesitan denuncia, o las que la vida cotidiana deja desamparadas y casi en el olvido. También habla de poesía y literatura, de cine, de la vida... Sin ninguna pretensión, con honestidad y sinceridad. Y respecto a las otras almas..., todos tenemos otras muchas que están en la nuestra.

Ética y estética

Popular Posts

¡Qué Peliculón!

© Daniel Moscugat, todos los derechos reservados.. Con la tecnología de Blogger.

Al alcance de tu mano

Al alcance de tu mano
Puedes recibirlo en tu propia casa, firmado y dedicado. Usa el formulario de contacto que ves junto a esta imagen.

Contacta desde aquí

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

...y mucho más aquí

Páginas vistas en total

Copyright © Daniel Moscugat | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20