Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More
Historias cotidianas, otras almas, otros libros, cine...

Que Dios nos perdone

FICHA TÉCNICA   -   TRAILER   -   WEB

Antes de proceder a iniciar el desarrollo de esta crónica, habría que decir que para ejecutar una producción cinematográfica, para hacer una película, hacen falta varias cosas. Lo primordial, inventiva, imaginación y sorpresa... muy en especial cuando la temática redunda en torno a la violencia y sus derivados. Creo, a mi modesto enender, lo cumple 'Que Dios nos perdone'. No en vano recibió el premio del jurado al mejor guión en el festival de cine de San Sebastián. Es una película que derrocha imaginación en lo que tiene que ver con su trama y el marco en el que se encuadra, además del desenlace.

Dos inspectores de policía reciben el encargo de la investigación de una serie de asesinatos en un marco social convulso por varios aspectos: la crisis económica, miles de peregrinos que esperan la llegada del Papa Benedicto XVI, el movimiento 15M de por medio y un calor de mil demonios en Madrid. La búsqueda de este asesino en serie deben de hacerlo del modo más discreto posible por parte de los inspectores Alfaro (excepcional, impecable y superlativo Roberto Álamo, se me antoja el alma de la película, lo mejor que he visto últimamente por el cine español) y Valverde (Antonio de la Torre, que hace de inspector asocial y quien no deja entrever ni un atisbo de él mismo en su enésima exhibición interpretativa en el papel de policía tartamudo). Rodrigo Sorogoyen construye su relato de una manera ordenada, en el que al principio da pasos dubitativos y casi que desarrolla la explicación y sentir de sus personajes durante un buen tramo de la película, que puede parecer hasta lento, pero que se antoja más que necesario dado el resultado final. Se hace esperar el inicio del desenlace, pero merece la pena la espera. Por lo que debería añadir que no es una película al uso, no es un thriller de acción y suspense, con ensaladas de tiro y persecuciones. Anda más cerca a Zodiac o de Seven que de cualquier otra cosa. 

El resultado es un thriller psicológio tan brillante como fallido en algunas pequeñas máculas, como puede ser, quizá, esa reyerta callejera entre inspectores de la policía con la uniformada separándolos y que apenas despierta el más mínimo interés entre la multitud que discurre por la calle. Pero como digo, son pequeñas máculas que no entorpecen para nada en el guión. Y, además, paralelamente a la narración, las historias personales que mantienen en vilo y en permanente sintonía con las pesquisas de los policías. Rodrigo Sorogoyen hace unos guiños también a la sociedad convulsa que vivimos en España en 2011 y sin hacer crítica de ello, tan solo exponiendo la idiosincrasia que tuvimos y tenemos la desgracia de vivir. La segunda hora de película mantiene al espectador en su butaca con el deseo incesante de atrapar al asesino, de que lo atrapen de una vez, y donde las sombras que persiguen más parecen ser atisbos de la esperanza que se escapa por parte de cada uno de los protagonistas o incluso podría decirse que se trata de un destino común a los inspectores que se les escurre permanentemente de los dedos, con el reflejo de esa impotencia que produce todo eso que perdemos sin remisión a poder retenerlo. Esto tiene especial incidencia en el resultado final del filme.

Merece la pena, y mucho, ver esta película. Principalmente por lo que supone para el cine español producir cintas que tienen mucho más que ver con el calibre europeo y también porque, siendo un thriller psicológico como es, y que pudiéramos esperar una copia de los blockbusters estadounidenses, acaba alejándose de muchos de esos clichés y adopta una simbiosis entre la idiosincrasia española y los matices del cine coreano o de grandes espejos como dije antes, que me recuerda en muchas fases a Zodiac o Seven. Sobre todo merece la pena ver la portentosa actuación de este dúo dinámico que se complementan sin un atisbo de histrionismo, en especial a un grandísimo Roberto Álamo que me resulta irreconocible, todo un cani desaliñado y bestial, una fuerza bruta sacado de lo más bizarro de los años ochenta.

04.11.16   -   Por fin es viernes   COPE Málaga 93.4 FM
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre este blog

Este espacio es un lugar donde se desnudan las pequeñas y grandes historias que a veces pasan desapercibidas, quizá necesitan denuncia, o las que la vida cotidiana deja desamparadas y casi en el olvido. También habla de poesía y literatura, de cine, de la vida... Sin ninguna pretensión, con honestidad y sinceridad. Y respecto a las otras almas..., todos tenemos otras muchas que están en la nuestra.

Ética y estética

¡Qué Peliculón!

Popular Posts

© Daniel Moscugat, todos los derechos reservados.. Con la tecnología de Blogger.

Al alcance de tu mano

Al alcance de tu mano
Puedes recibirlo en tu propia casa, firmado y dedicado. Usa el formulario de contacto que ves junto a esta imagen.

Contacta desde aquí

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

...y mucho más aquí

Páginas vistas en total

Copyright © Daniel Moscugat | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20