Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More
Historias cotidianas, otras almas, otros libros, cine...

La La Land (Ciudad de las estrellas)


Cuando finalizó la película, me invadió un enorme sentimiento de tristeza. Hubiera deseado que no acabase nunca o no me hubiera importado pagar lo que fuese por ver un par de horas de más. A simple vista, uno lee el argumento y da la sensación de acercarse a un drama de teleserie de madrugada, de esos que reponen para el relleno de las intempestivas horas en las que compite con las emisiones de teletienda de cualquiera de los canales de TDT. Y nada más lejos de ello. Narra la historia de Mia (Emma Stone), una joven que aspira a ser actriz pese a sus innumerables rechazos y de Sebastian (Ryan Gosling), un pianista de jazz al que despiden de su trabajo como "animador" ambiental de un restaurante y se halla en las últimas económicamente. Juntos emprenden el camino hacia la consecución de los sueños, y juntos aprenden a tener que sacrificar algunas cosas para alcanzar otras.

Desde el inicio la película derrocha una vitalidad y un optimismo fuera de toda órbita. En seguida se sumerge el espectador en un mar de ensoñación del que es difícil despertar hasta que te topas con el "The End" al finalizar la cinta. Estará flotando por entre una explosión de champán burbujeante de sonrisas a lo largo del plano secuencia que recuerda muy mucho a películas de la era dorada de los musicales de Hollywood, cuando se retroalimentaba una y otra vez en sus disquisiciones y su solapada autopromoción. Baste decir que se le viene a uno a la cabeza, por ejemplo, el chispeante y encantador inicio de Las señoritas de Rochefort (Jacques Demy, 1967), con el gran Gene Kelly a la cabeza del reparto.

Toda la cinta se desarrolla bajo el prisma de la yuxtaposición entre la magia de los sueños y la cruda realidad. No obstante, el mensaje que deja esta encantadora y emocionante película es que nada puede con la posibilidad de convertir los sueños en realidad, si no se ceja en el empeño por conseguirlos y, sobre todo, que siempre se necesita una mano amiga cerca para poder ayudar a tirar del cabo. Para contar todo esto, Damien Chazelle (Whiplash, 2015) basa su narración en el espíritu que transmite el primer plano-secuencia con la que abre el film. Aprovecha además la canción original que da título a la película en español para hacer de ello un himno a la esperanza (City of Stars) y todo ambientado bajo el espíritu ensoñador de una burbuja fantástica donde hasta un simple casting se convierte en todo un momentazo mágico, en el que uno sólo se apercibe que está en el siglo XXI cuando aparecen los teléfonos móviles como arma arrojadiza de la realidad. Cuando no es así, creerá vivir sumergido en los años dorados del Hollywood de los musicales, donde se encuentran referencias innegables a películas como Top Hat (Sombrero de copa, 1935), SwingTime (En alas de la danza, 1936), The Band Wagon (Melodías de Broadway, 1953), Las señoritas de Rochefort (1967) Fellini 8½ (1963) o innegablemente Singin' in the rain (Cantando bajo la lluvia, 1965) dejan su huella y su perfume en esta película.

Bajo la premisa del calor de las notas musicales del jazz y sus derivados, detalles como la escena de baile cayendo el sol en Mulholland Drive, de algo más de seis minutos de metraje, en un solo plano secuencia sin cortes, dan buena cuenta del riesgo y la complejidad del rodaje de esta gran película. Como colofón (podría estar hablando de detalles hasta la saciedad) La la land desprende una extraordinaria armonía y belleza en todo su conjunto al mismo tiempo que parece todo desordenado como si Bill Evans fuese el que estuviera al piano en uno de sus míticos himnos, y avalado por dos estrellas que destilan química a raudales, dentro y fuera de la pantalla, como son Ryan Gosling y Emma Stone; es su tercer metraje juntos (Crazy, stupid love, 2011 y Gangster Squad-Brigadas de élite-, 2013).

La historia de La la land es una banda sonora, armoniosa y sin complejidades, en sí misma, con un trasfondo de realidad que nunca desaparece, puesto que la ilusión de la pareja por encontrar a la persona que la acompañe por su periplo va desintegrándose conforme los peldaños que conducen a sus respectivos sueños se van separando, conformando un bello círculo, que se quiebra por la continua lucha contra las decepciones, complementados con esa guinda de la ensoñación de un final de película con lo que pudo haber sido y no fue. Ya ha hecho historia esta cinta con los 7 Globos de Oro obtenidos, acicalándose con la proximidad de los Oscar. Jamás antes consiguió otra película semejante botín (antes de esta, 6 había conseguido "Alguienvoló sobre el nido del cuco"): Mejor película de comedia o musical, Mejor actriz (Emma Stone), Mejor actor (Ryan Gosling), Mejor director (Damien Chazelle), Mejor guion (Damien Chazelle), Mejor banda sonora original (Justin Hurwitz),  Mejor canción original ('City of Stars').

Y todo lo que podría resumir este encantador musical  lo dice Emma Stone tras recibir su estatuilla: «La esperanza y la creatividad son dos de las cosas más importantes del mundo. Creativos a los que alguna vez le hayan cerrado la puerta, aquellos que alguna vez haya sido tentado con abandonar... Esta película es para vosotros, los soñadores». Vaya, pues, mi brindis para todos los soñadores...

20.01.17   -   Por fin es viernes   COPE Málaga 93.4 FM





© Daniel Moscugat, 2017.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre este blog

Este espacio es un lugar donde se desnudan las pequeñas y grandes historias que a veces pasan desapercibidas, quizá necesitan denuncia, o las que la vida cotidiana deja desamparadas y casi en el olvido. También habla de poesía y literatura, de cine, de la vida... Sin ninguna pretensión, con honestidad y sinceridad. Y respecto a las otras almas..., todos tenemos otras muchas que están en la nuestra.

Ética y estética

¡Qué Peliculón!

Popular Posts

© Daniel Moscugat, todos los derechos reservados.. Con la tecnología de Blogger.

Al alcance de tu mano

Al alcance de tu mano
Puedes recibirlo en tu propia casa, firmado y dedicado. Usa el formulario de contacto que ves junto a esta imagen.

Contacta desde aquí

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

...y mucho más aquí

Páginas vistas en total

Copyright © Daniel Moscugat | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20